El Kamasutra es tu forma de vida

kamasutra

Si ves muchas películas románticas verás que lo pareja de protagonistas tiene un brote violento de sexo desenfrenado en cualquier parte, donde les pille el apretón les pilló y la verdad es que la vida no es como en las películas y que esas posturas de Kamasutra donde mejor se hace es en la cama. Además, que el sexo en la vida real es mucho mejor, te puedo asegurar que los actores no disfrutan nada en muchos planos donde los directores piden que hagan posturas muy incómodas pero que quedan sensual en cámara.

El Kamasutra como doctrina

Si bien el libro hindú nos indica algunas posturas para realizar con tu pareja, lo que nos indica en cierto modo es que vivamos en consonancia con nuestra pareja, los roles que debemos adoptar en cada ocasión y dejar claro que el sexo es muy importante en una relación. Si tu pareja no comparte esto, entonces enséñale este artículo.

En el Kamasutra las posturas pueden realizarse en muchos sitios, pero nosotros desmentimos algunos mitos del morbo de hacerlo en otros lados. ¿Se puede ser más incómodo que hacerlo en el asiento trasero de un coche?

Hay quien le apetece hacerlo en la cocina o en la ducha o incluso en lo alto de la lavadora, pero digamos la verdad ¿cuántas veces solemos hacerlo en esos lugares? Lo habremos probado, pero no repetido en muchas ocasiones. Por ejemplo, en la cocina, es asqueroso que luego ahí es donde te vas a preparar la comida, a saber, que más ingredientes lleva lo que te estás comiendo. La ducha, el agua hace que sea más difícil la penetración, te pones a enjabonar el cuerpo de tu pareja, pero el agua sigue cayendo y encima solo a uno de los dos. O uno se asfixia con el agua o el otro se muere de frío o les salpica el agua a los ojos. Y la lavadora… no sé qué morbo tendrá hacerlo ahí, la verdad, supongo que por las vibraciones y poco más. Después como la ropa esté sucia la vas a volver a lavar tú con la lengua.

¿Qué nos queda? La cama, claro está. Si hasta el propio nombre de Kamasutra te lo indica: KAMA. Y es que es lo más cómodo para ambas partes, además de que después del sexo podemos aprovechar para relajarnos con la almohada. En la lavadora lo más que podrías hacer después del sexo es ponerte a tender la ropa y en la ducha, si ninguno ha muerto asfixiado, poner a secarte como un perrito mojado con el único añadido de que puedes apoyar la toalla en tu mástil.

Canal Diócesis TV
Tech Nerd theme designed by Siteturner